Mercedes-Benz 300 CE: historia, modelos y prueba


El Mercedes-Benz 300 CE era, en su momento, uno de los coupés más caros y exclusivos del mercado, pero en la actualidad es un buen ejemplo de automóvil que ha tocado el suelo de su cotización y que por marca, lujo y prestaciones sólo puede ver como sus precios suben. No digáis que no hemos avisado.

Mercedes-Benz 300 CE: historia

En el Salón de Ginebra de 1987, Mercedes presentaba la tercera generación del coupé derivado de la Clase E, con un chasis algo más corto que el de la berlina W124 y con opciones mecánicas de 4 y 6 cilindros.

Hoy día, es uno de los numerosos ejemplos de un modelo que en su día representó el lujo y el alto poder adquisitivo de su propietario, y hoy encaja a la perfección con el concepto de “clásico popular”, pues se trata de un ‘youngtimer’ del que existen muchas unidades a la venta con unos precios comprendidos entre 2.500 y 6.000 euros, que es perfectamente válido como segundo coche, y que si acertamos en la compra su mantenimiento no tiene que resultar caro; principalmente por su elevada fiabilidad y calidad de todos sus elementos.

En su época los había más pequeños y dinámicos, o todavía más grandes y lujosos, pero en el segmento específico de nuestro protagonista, no había mucho donde elegir a finales de los 80, siendo el veterano BMW 635 y el exclusivo Volvo 780 las alternativas más directas al confortable coupé de la firma de la estrella.

Puede que hoy día todavía no se le haga mucho caso a este modelo debido a que aún quedan muchas unidades circulando –algunas de ellas ‘tuneadas’ con dudoso gusto– y a que su línea no aportara nada muy especial debido a su conservadurismo y a su frontal idéntico al de la berlina de carrocería W124.

De hecho, sus dos rivales antes mencionados nos parecen hoy día más ‘clásicos’; el BMW 635 porque es de diseño más antiguo, y el sueco porque contó con el lápiz de Bertone y se vendió bastante menos.

Pero a partir de ahora, el interés por este Mercedes 300 CE irá en aumento, y es precisamente el momento ideal para comprarlo debido a la variedad para elegir unidad y a lo económico de sus precios.

El primer modelo de esta categoría fue el coupé derivado de la serie W114 presentado en 1967. Tras él, cada diez años se fueron presentando las respectivas carrocerías de dos puertas de las siguientes Clase E: en 1977 la del W123 y en 1987 la del modelo que hoy traemos a cosasdecoches.com.

Curiosamente, en el siguiente salto generacional se cambió de nombre, pero no de costumbre de hacerlo justamente cada década, pues fue exactamente en 1997 cuando le tocó el turno al exitoso Mercedes CLK, al que todavía le faltan unos cuantos años para ser considerado clásico.

Mercedes-Benz 300 CE: presentado en 1987

Pero vamos a centrarnos en el modelo que nos interesa: el Mercedes C124. En el Salón del Automóvil de Ginebra de 1987, la firma de la estrella presentó al sustituto del coupé de la serie W123, un modelo que en sus diez años había vendido la nada desdeñable cifra de 99.884 unidades, una buena cantidad para un 2 puertas de alto precio.

El nuevo modelo, conservando el diseño frontal de la berlina W124, presentaba numerosos cambios incluso en su bastidor, ya que el chasis era 85 milímetros más corto que el del sedán. La carrocería diseñada por Bruno Sacco disminuía su longitud total desde los 4,74 metros de la berlina (o 4,76 metros del familiar) hasta los 4,65 metros del coupé; mientras que conservaba la misma anchura (1,74 metros) y rebajaba sensiblemente su altura hasta los 1,39 metros.

Puede que su conservadora imagen frontal o la del sobrio salpicadero no tengan mucho de deportivo, pero su silueta lateral sí está bastante lograda, con sus ventanillas delantera y trasera sin pilar central entre ellas. Uno de sus alicientes es el espacio y confort que el habitáculo brinda para cuatro personas, incluso con detalles impactantes para la época como el cinturón de seguridad que se acerca de forma automática en las plazas delanteras.

Mercedes-Benz 300 CE: motores

La gama mecánica inicial la componían dos versiones de 4 y 6 cilindros en línea correspondientes a las denominaciones 230 CE y 300 CE, la primera de 132 CV y la segunda de 188 CV; ambas asociadas de serie a una caja de cambios manual de 5 velocidades o, de forma opcional, a una automática de 4 marchas.

Exteriormente, apenas se diferenciaban, pues a simple vista sólo el distintivo y los dos tubos de escape identificaban al modelo de 6 cilindros. En sus primeros meses de comercialización también les diferenciaba el sistema de frenos, pues el Mercedes-Benz 300 CE llevaba ABS de serie y para el de 4 cilindros hubo que esperar unos meses.

En ambos casos llevaban dirección asistida y aire acondicionado de serie. En su primer año de comercialización en España el 230 CE costaba 6,2 millones de pesetas y el 300 CE 7,4 millones de pesetas; de modo que se posicionaba muy bien frente a los más caros BMW Serie 6 (E24) y Volvo 780.

Mercedes-Benz 300 CE: restylings

Las primeras novedades en la gama del Mercedes C124 llegaron en otoño de 1989, momento en el que se efectuó un restyling y se introdujo la versión 300 CE-24, que al tener la nueva culata de 24 válvulas incrementaba la potencia hasta los 220 CV y las prestaciones hasta los 235 km/h de velocidad punta y 7,5 segundos en aceleración de 0 a 100 km/h. Además la caja de cambios automática opcional pasaba a ser de 5 velocidades.

Estéticamente cambiaron las molduras laterales, así como los espejos retrovisores, que desde entonces venían pintados en el color de la carrocería. Pero los cambios más notables en la gama tardaron unos años más en llegar –entre septiembre de 1992 y en junio de 1993– cuando llegó el airbag para el conductor, los espejos retrovisores con regulación eléctrica, una parrilla frontal rediseñada, intermitentes delanteros con cubierta de vidrio incoloro, pilotos traseros bicromáticos (cubiertas de vidrio en rojo y gris oscuro), paragolpes renovados y nuevas llantas.

Además de los numerosos retoques estéticos, cambiaron las dos denominaciones, siendo ahora el motor de 4 cilindros el 220 CE con 150 CV y el de 6 cilindros el 320 CE, el cual no obstante conserva los mismos 220 CV que su antecesor de menor cilindrada.

Finalmente, la familia C124 fue coronada en septiembre de 1993 con la versión AMG de 272 CV, la cual –además de múltiples modificaciones en el chasis– recurría a una mecánica de 6 cilindros ‘subida’ a 3,6 litros de cilindrada y con la que podía acelerar de 0 a 100 km/h en 7 segundos.

Con esta gama se llegó al final de su vida comercial en 1996 (un año más en el caso del cabrio), con nada menos que 141.498 unidades producidas, un 40% más que su antecesor. Eso sí, no debemos obviar que durante los últimos cuatro años de comercialización nuestro protagonista estuvo acompañado de la versión Cabrio, que significó el retorno –20 años después– de Mercedes a la fabricación de descapotables de 4 plazas.

Después de la desaparición de este C124, el hueco lo ocuparon las dos generaciones del exitoso CLK y, desde 2009, el actual Clase E Coupe.

Mercedes-Benz 300 CE: prueba

Localizamos una unidad con un aspecto fantástico y su matrícula original de 1988, si bien como se puede observar añade elementos de los posteriores restylings, como los retrovisores en el color de la carrocería o los intermitentes delanteros blancos y pilotos traseros oscurecidos.

Por lo demás, decir que esta unidad, cuyo odómetro marca 155.000 kilómetros, ha sido totalmente pintada, eso sí, en el azul claro metalizado original; una tonalidad que combina muy bien con el interior azul, tanto del salpicadero y los plásticos interiores como de la tapicería.

Al volante del Mercedes 300 CE de 1988 nos acomodamos con la misma facilidad que en la berlina, y con la sorpresa de que ya hace 27 años se incluyesen detalles como el cinturón de seguridad que se acerca al conductor de forma automática.

Su motor se muestra elástico y potente, si bien el peso del conjunto (1.390 kilos) no le permite unas reacciones realmente deportivas. Esto no es impedimento para que las prestaciones que declara el 300 CE sean notables, pues 8,1 segundos en aceleración de 0 a 100 km/h y 220 km/h de velocidad máxima son unas cifras realmente buenas. Además el consumo no es excesivo, homologando una media de 10,3 l/100 km.

En cuanto a su carácter, si bien ya indicamos que se recortó la batalla y del mismo modo se endureció ligeramente el tarado de los amortiguadores, el comportamiento de este coupé es claramente burgués; un coche con el que se puede ir rápido y con elevada confianza, pero no que incite a practicar una conducción deportiva.

En definitiva, un cómodo y serio coupé de 4 verdaderas plazas con el que viajar se convierte en un ejercicio sumamente gratificante. No entusiasma por diseño, tecnología o comportamiento; pero es “todo un Mercedes” por calidad, prestigio y comodidad.

NOTA: Agradecemos la cesión de la unidad probada a Importauto Aragón (www.importautoaragon.com).

Mercedes-Benz 300 CE: ficha técnica

Modelo Mercedes-Benz 300 CE
Disposición Delantero longitudinal
Cilindrada 2.962 cm3
Diámetro por carrera 88,5 x 80,2 mm
Potencia/régimen 188 CV / 5.700 rpm
Par/régimen 260 Nm/ 4.400 rpm
Alimentación Inyección Bosch
Compresión 8,2:1
Distribución Árbol de levas en culata accionado por cadena
Combustible Gasolina
Tracción Trasera
Caja de cambios Manual 5 velocidades
Tipo Monocasco autoportante
Carrocería Coupé 2 puertas (4 plazas)
Suspensión delantera Independiente, muelles y amortiguadores
Suspensión trasera Independiente, muelles y amortiguadores
Dirección Recirculación de bolas
Frenos Discos ventilados 284 mm (del.), discos macizos de 250 mm (tras.)
Consumo Promedio: 10,3 l/100 km
Longitud/anchura/altura 4.656/1.740/1.410 mm
Vías/Dist. entre ejes 1.500-1.490/2.715 mm
Peso en vacío 1.390 kg
Medida llanta 7 x 15”
Medida neumáticos 195/55 R 15
Capacidad del depósito 70 litros
0 a 100 km/h 8,1 s
Velocidad máxima 220 km/h
Relación peso/potencia 12,5 kg/CV
Precio 7.400.000 pesetas
Cotización 2.500-6.000 euros

Fuente: Cosasdecoches.com
Texto y fotos: Enrique Marco.