Mercedes-Benz E60 AMG. Una joya que vale 149.500 euros


El exclusivo Mercedes-Benz 500E era considerado el buque insignia de la generación W124 de la Clase E, pero el preparador AMG lanzó una edición aún más deportiva que ahora alcanzan precios de verdadero escándalo.

A mediados de los años ’90, Mercedes-Benz confió en los servicios de Porsche para desarrollar y construir la versión más deportiva de su Clase E, por aquellos entonces la generación W124. El resultado fue este imponente Mercedes-Benz 500E, cuyo corazón 5.0 V8 atmosférico era capaz de generar 326 CV de potencia.

Mercedes-Benz E60 AMG 1995. Imágenes detalle

Imagen 20 De 20

AMG modificó el corazón 5.0 V8 de los 500E elevando su cilindrada hasta los seis litros. También había otras mejoras y pasaba de 326 a 381 CV de potencia. Aceleraba de 0 a 100 km/h en 5,4 segundos.

Pero no contento con el resultado, el especialista AMG, por aquellos entonces un preparador independiente, decidió realizar una versión aún más exclusiva y poderosa. No se sabe el número de unidades que llegaron a fabricar, pero se habla que de Affalterbach salieron entre 100 y 150 unidades como este impresionante Mercedes-Benz E60 AMG que actualmente está a la venta en el concesionario Auto Leitner de Amsterdam.

Más caro que un AMG E63 S

Acabado en un llamativo color Signal Red, luce un interior acabado en cuero rojo y negro, que se adorna con molduras en madera de arce. Si bien, hacerte con esta pieza tan singular, fabricada en 1995 y con tan sólo 71.014 kilómetros no te va a salir nada barato, pues Auto Leitner pide la escalofriante cifra de 149.500 euros, precio por el que en España te puedes comprar un Mercedes-AMG E63 S y ahorrarte 3.250 euros. Y recuerda que este esconde un 4.0 V8 Biturbo con 612 CV de potencia.

Este impresionante E60 AMG tiene sólo 71.014 kilómetros y su interior luce un llamativo cuero de color rojo y negro, que se adorna con molduras de madera de arce. Se estima que AMG fabricó entre 100 y 150 ejemplares.

Este exclusivo Mercedes-Benz E60 AMG esconde el mismo motor de los 500E, sólo que AMG incrementó su cilindrada hasta los seis litros para llevarlo a los 381 CV. Se combina con una transmisión automática que tiene cuatro velocidades y con el paquete AMG Technik. Por si fuera poco, añade suspensiones específicas, llantas AMG de 17 pulgadas con gomas 245/45, el paquete estético y el sistema de escape deportivo.

Gracias a todo ello, esta exclusiva berlina presumía de poder acelerar de 0 a 100 km/h en 5,4 segundos y alcanzar una velocidad máxima limitada a 250 km/h.

Además por aquellos entonces, su propietario lo adquirió bastante bien equipado, pues no le falta el climatizador, el techo solar eléctrico, el sistema de sonido Bose, los asientos deportivos delanteros, la configuración de dos asientos traseros, calefacción en sus cuatro asientos…

Fuente: Motor16.com