Historia del Mercedes-Benz W124 (Parte 1)


Hola amigos! Desde esta tu página w124py.com quiero presentarles una serie de entradas relacionadas con la historia de nuestro gran noble amigo el W124, estas entradas están basadas en literatura adquirida y otras investigaciones realizadas por mi.

Espero que sea de vuestro agrado y trataré de ir actualizando las entradas de manera quincenal.

Agradezco como siempre el seguimiento, que tengan buen resto de jornada.

Gustavo Genez

Parte I: El inicio

 

Cuando Mercedes-Benz presentó sus nuevos sedan de tamaño mediano de la serie 124 en 1984, la compañía ya era muy respetada por la excelente calidad de construcción y la ingeniería avanzada que había puesto en sus predecesores. Con la serie 124, la compañía tomó un estilo nuevo, liso y aerodinámico que se había anticipado primero en el S-Class de la serie 126 en 1979 y también en el “compacto” 201 sedan de la serie en 1982. Era obra del jefe de diseño de Mercedes, Bruno Sacco.

La gama 124 se convirtió inmediatamente en el punto de referencia por el cual los modelos medianos fueron juzgados a finales de los años ochenta, y sus cualidades siguieron mereciendo el respeto de los rivales hasta el último ejemplar que fue construido en 1997. Como siempre, los sedan en el centro de la gama, enfocado en los motores entre 2 litros y 3 litros en tamaño, con una amplia gama de tipos de gasolina y diesel. Había un modelo para todos los posibles compradores, desde el taxista hasta el automovilista familiar y los que estaban dispuestos a pagar por el lujo y el rendimiento.

Tan importantes también fueron los modelos familiares, introducidos alrededor de un año más tarde, pero cuidadosamente diseñados junto con los sedan de modo que no parecían conversiones del diseño original. La gloria de la coronación de la gama original era el estilo coupé. Destinado a su lanzamiento en 1987 para ser la última variante de carrocería de la gama, que en realidad pasó a ser la semilla de los modelos cabriolet que se introdujeron en 1991.

Durante la vida de la gama 124, el rendimiento se hizo cada vez más importante para los compradores de coches en su clase, y Mercedes respondió con entusiasmo. Los motores de cuatro válvulas que acompañaron el lavado de cara de la gama trajeron el punzón adicional para los modelos de día a día, y justo en el tope de gama vinieron los modelos V8 de 4.2 litros y de 5 litros. Inevitablemente, la gama 124 también se benefició a principios de 1990 de la estrecha relación de trabajo entre Mercedes-Benz y el gran modificador de la marca AMG, que algunos años más tarde sería absorbido por Mercedes como la división de alto rendimiento del fabricante.

Hoy en día, la gama 124 se aprecia no sólo por su diseño e ingeniería de excelencia, sino también por su longevidad y su continuidad práctica. Mercedes-Benz 124 registra un logro singular en la historia del fabricante alemán, un testamento a la escuela de pensamiento tradicional de Mercedes, donde la ingeniería tuvo prioridad sobre los requisitos de marketing.