Te explicamos algunas claves de funcionamiento del motor de arranque


Hoy nos gustaría hablarte del motor de arranque, un elemento eléctrico cuya función principal es poner en marcha el motor térmico del vehículo. Es fundamental, ya que si no se encuentra en perfecto estado, el vehículo podría no arrancar. A continuación, veamos algunas claves de su funcionamiento.

 

motor-de-arranque.gif

 

Elementos del motor de arranque

A grandes rasgos, el motor de arranque consta de las siguientes partes:

  • El motor en sí mismo, que incorpora partes como el núcleo magnetico, la corona o collar, el solenoide, el pión de conexión o la carcasa.
  • Relé de arranque: tiene dos funciones principales. Por un lado conecta y desconecta el circuito eléctrico; por otro, es el encargado de proporcionar la energía para que el piñón de arranque se pueda “enganchar” a la corona. 

¿Cómo funciona el motor de arranque?

El motor de arranque es un elemento alimentado por la batería del vehículo, que se activa cuando el conductor del vehículo gira la llave de contacto, cerrando el circuito y haciendo que el motor gire. 

La energía de la batería se transfiere al solenoide, que arrastra a su vez el piñón del motor. El piñón se engancha así a la corona o collar y el solenoide hace el “contacto” para poner en marcha el motor. Una vez que el motor térmico se ha puesto en funcionamiento, un muelle saca el piñón de la corona y el motor de arranque se detiene.

En la actualidad, la mayoría de motore de arranque son motorrecductores, o que permite la acumulación de energía cinética para favorecer el arranque, incluso en condiciones de baja temperatura o humedad.

Arreglando una avería en el motor de arranque

Cuando se produce una avería, hay que tener en cuenta que antes de desmontarlo hay que asegurarse de que el circuito de alimentación y la batería están en perfecto estado, y para ello puedes realizar una comprobación de la carga de la batería y de los terminales.

Los problemas con el motor de arranque suelen estar causados por las escobillas, unos elementos que están sometidos a un fuerte desgaste por su rozamiento con el colector, sobre todo cuando el vehículo tiene muchos kilómetros. Si es así, solo hay que sustituir las escobillas por unas nuevas y ¡problema solucionado!

Como hemos mencionado, otras veces la culpable de que el motor de arranque no funcione correctamente puede ser la batería, ya sea porque está descargada, desgastada, o porque alguno de sus cables está sucio o deteriorado.

Otro tipo de avería es la provocada por el relé de arranque, debido al corte de alguna de sus bobinas. En ese caso habría que cambiarlo por otro igual. En cualquier caso, si desmontamos el motor de arranque podremos ver la posible avería fácilmente. El siguiente paso será identificar el elemento causante del problema, ya sea el propio motor o el relé.

Fuente: Blog.reparacion-vehiculos.es