Sabes cómo funcionan los turbocompresores en los motores?


Hoy os hablamos de los turbocompresores, un elemento cada vez más habitual en cualquier vehículo y que ayuda a dotarles de mayor potencia con menor consumo. 

turbocompresores.gif

¿Cómo funciona el turbocompresor?

Los turbocompresores son elementos que, dicho de forma clara, llegaron para paliar las deficiencias de rendimiento de los motores de combustión interna  tradicionales, en los que gran parte de la energía generada no se aprovechaba por culpa de los gases que se perdían por el tubo de escape. La función del turbo es corregir esta insuficienca, y lo hace a través de una turbina que permite funcionar a un compresor donde los gases serán comprimidos, valga la redundancia. 

Existen dos maneras de conseguir que entre más aire en un motor: incrementando su capacidad o comprimiendo el aire para que ocupe menos espacio. Esto último es lo que hace precisamente un turboalimentador. 

Un turbo puede llegar a alcanzar velocidades por encima de las 100.000 revoluciones por minuto y los gases del escape suelen estar a temperaturas muy altas, de hasta 750º. Por tanto, debido a la exigencia a la que es sometido, es muy importante realizar comprobaciones periódicas de su estado. 

¿En qué consiste exactamente el turbo?

Básicamente, un turbocompresor se compone de una turbina que se acciona mediante los gases del escape. Esta turbina permite que los gases sean comprimidos en el compresor. Una vez el gas es comprimido, llega con mayor presión a los cilindros, con lo que se añade potencia extra al motor. Hay que tener en cuenta que los gases circulan por el sistema a temperaturas muy altas, por lo que muchos turbocompresores incorporan un elemento para enfriar gases denominado intercooler. 

Tal y como ya hemos señalado, el aumento de la presión permite introducir un mayor volumen de oxígeno en los cilindros, por lo que gracias al turbocompresor siempre se va a conseguir más potencia que con un motor de la misma cilindrada pero sin turbocompresor. 

Por otra parte, es en los motores diésel en los que los turbocompresores ofrecen una mayor eficacia,  dando lugar a los llamados turbodiésel. Además, estos motores tienen mayor eficacia que los motores de gasolina y se calcula que su consumo es un 20-30% menor.

Has entendido el funcionamiento de los turbocompresores en los distintos tipos de motor y sus aplicaciones?

Fuente: Blog.reparacion-vehiculos.es

Entradas relacionadas